Los trabajadores: columna vertebral en el desarrollo del socialismo cubano

el

El papel de los trabajadores y la organización sindical en el control de la gestión económica de las entidades, la necesidad del estímulo moral y material y de que el salario se corresponda con la calidad, cantidad y complejidad del trabajo, así como que se tenga más en cuenta la opinión de los sindicatos en la selección de los directivos de las entidades; fueron algunos de los aspectos planteados por los participantes en el C Pleno del Consejo Nacional de la CTC durante el análisis de los documentos del 7mo. Congreso del Partido, sometidos a consulta popular.

El debate, que contó con la conducción de Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la CTC y miembro del Buró Político del Partido, y la presencia de Jorge Cuevas Ramos, integrante del secretariado del Comité Central del Partido, estuvo muy centrado en todo momento en la actividad de los trabajadores y su organización de acuerdo con el rol que desempeñan en la sociedad.

Ello quedó evidenciado en intervenciones como la de Mayda Díaz, secretaria del buró sindical de la Universidad de La Habana, quien se refirió a que los tiempos actuales requieren de una redefinición de lo que entendemos como clase obrera, porque el obrero que concibió Marx no es el que vive en la Cuba actual.

Rodolfo Jiménez Polanco, funcionario de la CTC Nacional, apoyó el criterio de la profesora y añadió que un ejemplo de esos cambios es el emergente sector no estatal como parte de esa clase obrera.

Son trabajadores que han dado muestras de su respaldo a la Revolución y que como viva expresión de su conciencia de proletariado, alrededor del 80 % de quienes se desempeñan en estas modalidades ya se han afiliado a un sindicato, argumentó.

Jorge Cuevas Ramos respaldó el planteamiento igualmente, a partir de la diversidad de actores que hay en el sistema empresarial cubano, donde conviven quienes desempeñan oficios con especialistas de alta calificación, entre otros. De modo que propuso que en el glosario de términos que acompaña a los documentos Conceptualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista y Plan Nacional de desarrollo económico y social hasta 2030: propuesta de visión de la nación, ejes y sectores estratégicos; se incluyera la definición general de clase obrera.

LOS TRABAJADORES Y EL SINDICATO EN EL CENTRO DE LA GESTIÓN ECONÓMICA

Luis Manuel Castanedo, secretario de la CTC en La Habana, insistió en que cuando se habla de la remuneración del trabajador, esto debe aparecer reflejado en la conceptualización del mismo modo en que está en la Constitución de la República, de acuerdo con el principio de distribución socialista: “de cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo”.

En este sentido Abel Rivero, jefe departamento de la CTC nacional, precisó que el salario depende del esfuerzo individual; a lo cual Castenedo añadió que debe quedar claro que se deriva de la calidad, cantidad y complejidad del trabajo individual.

Por su parte José Antonio Alonso, secretario general de los trabajadores civiles de la defensa, plateó que si bien en el documento de la conceptualización queda claro que las entidades presupuestadas están sometidas al control popular, lo mismo debería aparecer explicitado en el caso de las empresas. “En una sociedad como la nuestra todos estamos sometidos al control popular, a no ser que haya una definición diferente para este término”, remarcó.

Propuso igualmente que quedara por escrito que además de los colectivos laborales en general, la organización sindical tiene responsabilidad directa en la elaboración, ejecución y control de los planes y el presupuesto.

Esta sugerencia motivó un debate sobre lo que hoy sucede en los centros laborales, donde muchas veces los trabajadores son consultados, pero no tienen una participación real, permanente y sistemática en estos asuntos, a pesar de normativas como los convenios colectivos de trabajo.

En esa misma cuerda, la secretaria de la CTC de la Universidad de La Habana apuntó que en lo que se refiere a la designación de los directivos, debería escucharse la opinión de los sindicatos aun cuando se escuchen las opiniones del Partido.  Muy estrechamente relacionada con la vida de las secciones sindicales resultó la preocupación expresada por Luis Castanedo, en lo relativo a los estímulos morales y materiales a los trabajadores.  El secretario de la CTC en la capital expresó que el documento de la conceptualización solo precisa este asunto en el sector empresarial, cuando el 51 % de la fuerza trabajadora está en el sector presupuestado. Consideró además que, si es necesario, hay que fijar este aspecto dentro de los planes de las entidades para evitar que se esgrima esta ausencia como justificación a la hora de llevarlos a vías de hecho.

A partir del respaldo que generó esta intervención, salieron a relucir las violaciones que se producen hoy en cuanto a lo legislado sobre el tema, lo cual ocurre en parte por la diversidad de normas legales que existen.

Se explicó que se trata de un tópico que está siendo evaluado por los organismos de la administración central del estado (Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Ministerio de Finanzas y Precios y Ministerio de Economía y Planificación) de conjunto con la CTC.

Carlos Pérez, director de la dirección global del Ministerio de Economía y Planificación, explicaba que hoy muchas de las cosas que suceden en la sociedad se generan por las distorsiones económicas.  “El salario no satisface las necesidades y eso se ha tratado de suplir con diferentes maneras de estimulación que no deberían existir, porque cuando lo que se pague esté realmente en correspondencia con lo que se realiza y tenga el poder adquisitivo adecuado, no habrá necesidad de repartir jabas, electrodomésticos y el propio trabajador será quien pague sus viajes a un hotel, por ejemplo”, argumentó.

MANTENER LAS ESENCIASL DEL SOCIALISMO

Otros aspectos debatidos fueron la atención a los cuadros y la promoción de mujeres, negros y mestizos a cargos de dirección, así como la importancia de las nuevas tecnologías para el desarrollo del país. Además, la concentración de la propiedad y la riqueza, y las vías mediante las cuales se tratarán de impedir estos fenómenos.

Ermela García, miembro del secretariado nacional de la CTC, señaló que este es un elemento muy discutido porque se sabe que actualmente -y producto de los cambios en el modelo económico cubano-, hay personas que van teniendo ingresos importantes y ante esa realidad no se puede permanecer impasibles, porque afectan la esencia misma de nuestra sociedad. Regular esos elementos fue el consenso entre los participantes.

En el acápite referido a las formas de propiedad que propone la Conceptualización, Ernesto García Ramos, trabajador por cuenta propia de Villa Clara, manifestó estar acuerdo con las cinco formas que se recogen (propiedad socialista de todo el pueblo, cooperativa, privada, mixta y de las organizaciones y formas asociativas).  Consideró que este proceso de consulta es un verdadero ejercicio de democracia participativa, en el cual también se incluyen los trabajadores no estatales, quienes estarán en igualdad de condiciones para aportar ideas cuando se realicen las discusiones en las secciones sindicales.

Ratificó que los trabajadores no estatales comprenden su papel en el desarrollo del país y que no habrá ruptura entre estos y la dirección de la Revolución.

No obstante estar reconocido como un derecho ciudadano el acceso al empleo, y estar recogido así en el documento de la Conceptualización, la secretaria de la CTC en Cienfuegos pidió que se explicitara que es el Estado quiendebe garantizar este derecho, promoviendo diversas fuentes de empleo.

Por otro lado se insistió en la importancia de potenciar la labor agrícola a partir de repoblar las áreas rurales mediante una estrategia coherente de desarrollo económico y social.

RUMBO AL 2030

Proponer políticas que beneficien a las madres trabajadoras que tengan hijos, de modo que se pueda incentivar la natalidad y aportar por esta vía a la solución del problema del envejecimiento poblacional en Cuba, fue uno de los asuntos discutidos por los participantes en el pleno.  Con relación a este aspecto el país viene trabajando de forma integral en la problemática demográfica, se comentaba en la jornada de este sábado.  El Plan rige el desarrollo del país y busca soluciones integrales a los problemas de la nación, manifestaba Carlos Pérez al referirse al tema, por lo cual no solo se habla de envejecimiento o fecundidad, sino que se analiza y actúa atendiendo al fenómeno en todas sus aristas.

Los trabajadores mostraron inquietudes además con respecto a la unificación monetaria y cambiaria, el poder adquisitivo real y la no inclusión de algunas industrias entre los sectores estratégicos, como el caso del níquel, abordado por el secretario de la CTC del municipio de Moa, en Holguín.  Aún cuando se planteó reconsiderar la propuesta, la intervención permitió una reflexión en torno al concepto de sector estratégico que se plantea en el Plan 2030. Ellos no se definen solo porque generen ganancias, sino que es preciso además que impulsen el desarrollo de otras áreas a través de encadenamientos productivos o porque garanticen infraestructura para otros servicios, se precisó.  Ulises Guilarte, tras la aprobación de ambos documentos por los participantes, dijo que estos reflejan, realzan y revitalizan muchos de los derechos de los trabajadores conquistados con la Revolución; por lo cual llamó a profundizar en el espíritu de propietarios que debe primar y a trabajar para crear las riquezas, porque sin ellas no podremos avanzar en el camino del desarrollo.

De intercambio valioso calificó por su parte Cuevas Ramos a la sesión de trabajo y exhortó a continuar buscando todos los elementos que les permitieran dirigir los procesos en sus lugares de actuación.

Los documentos –consideró- no pueden verse por separado, sino en conjunto con todo lo discutido en el 7mo. Congreso: el Informe Central y el discurso de clausura del Primer secretario del Partido. “Todo mezclado es una plataforma amplísima de trabajo”.

Enfatizó en que la esencia de la economía socialista es el ser humano, de ahí la importancia de la participación de todas las organizaciones en este debate.

Este intercambio es una fortaleza enorme y también este ejercicio nos da una enorme responsabilidad con su consecución, añadió. El que estén presentes en este encuentro quienes conducen los procesos en los territorios nos permitirá que esta misma riqueza en la discusión se traslade a cada municipio y centro de trabajo.

Manifestó que la consulta que se realiza actualmente en todo el país es un gran aporte del pueblo y la militancia -dentro de ellos los trabajadores-, a perfeccionar estos documentos que son la base que regirá los destinos de la nación en los próximos años. De ahí que convidó una vez más a leerlos, estudiarlos, profundizar, preguntar y buscar elementos puntuales de los territorios para enriquecer este debate, que es una muestra del carácter democrático de este proceso y otra fortaleza de la Revolución.

Tomado de Granma.  Foto: Vu Le Ha/VNA.

Anuncios

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s