Buscando a Mabel: un documental sobre terrorismo de Estado en Argentina

el

Fruto de una indagación tierna pero enfebrecida, es este documental de Eileen Mabel, realizadora-protagonista de una búsqueda de historias entre los testigos del horror que dejó a Argentina sin 30 mil de sus hijos.

Texto: Liset García, Bohemia / Fotos: Laura Mor

IMG_20160616_145126496Solo la memoria los puede salvar, parece decir en su documental Buscando a Mabel, la realizadora Eileen Mabel, quien junto a su esposo Garrett Vander y un equipo de amigos apasionados, encuentra sentido a su vida en el afán de buscar las huellas de un pasado que les quieren hacer olvidar. No es poco lo que ellos hallan en su recorrido por diversos sitios de Argentina, aun cuando el objetivo esencial esbozado desde el título de su obra quede incumplido.

El desgarrado testimonio de esta realizadora, nacida en Estados Unidos, de madre y padre argentinos que tuvieron que salir de su país víctimas de persecución y odio, revive la búsqueda que ella emprendió junto a su hermano Juan Alberto de las raíces que explican por qué los habían inscrito con esos nombres.DSCN0029

“Siempre supe que mis hermanos y yo teníamos los nombres de desaparecidos que habían sido los mejores amigos de nuestros padres, pero en la niñez no sabíamos lo que la palabra desaparecidos significaba”, declara Eileen al inicio del documental, punto de partida para emprender el rescate de esa parte de sus vidas, habiendo comprendido que ir tras el rastro de esa historia sin retorno pondría a salvo también a aquellos jóvenes.

El viaje a Argentina para seguir esas huellas se convirtió en obsesión, lo que les serviría para entender de dónde venían y hacia dónde debían ir. Sus padres, los patriotas revolucionarios, Alicia Jrapko y Juan Reardon nombraron a sus hijos Eileen Mabel, Gabriela Emma y Juan Alberto, el mejor modo que hallaron para mantener vivos a sus queridos compatriotas desaparecidos, tan jóvenes como ellos mismos y como casi todos los 30 mil que fueron masacrados por militares que usurparon el poder allí en los años 70 y principios de los 80 del pasado siglo.

DSCN0032Operación Condor fue el nombre tierno con que se conocieron después aquellos actos de terror, que el propio documental deja ver en imágenes que estremecen. Tanto más sobrecoge la inclusión de Rafael Videla, jefe de las Fuerzas Armadas de entonces y luego presidente de facto, quien con el cinismo y la desfachatez de que solo él puede ser capaz –aunque no sea el único– define a los desaparecidos “como una figura jurídica que no existe, pues no son vivos ni muertos”.

En la presentación del documental en la Casa del Alba Cultural, en el Vedado habanero, a cargo de Graciela Ramírez, coordinadora del Comité Internacional Justicia, Paz y Dignidad a los Pueblos, subrayó el valor y la sinceridad de Eillen al narrar tales acontecimientos, que nos quieren borrar, “como si el olvido curara el dolor y las ausencias que padecen tantas familias, privadas por la fuerza de sus hijos. Mabel tenía solo 19 años cuando desapareció, y por ese crimen aún no se ha hecho justicia”.

Previo a la proyección de la obra, Eileem contó con pasión que esta fue “mi manera de acercarme a mi padres y al país al que no me sentía conectada. También fue el modo de encontrar muchas respuestas que ni mi esposo ni yo podíamos responder”. Algunas palabras no le brotaron con facilidad. Emocionada ante el público dio muestras de que entre búsquedas y hallazgos creció como ser humano, desde la autenticidad heredada de sus padres, pero siempre con su propia dosis natural de mujer sensible, transparente, abierta.

Por su parte, Garret comentó que uno de sus importantes objetivos era presentar el resultado de su indagación al pueblo estadounidense, gran desconocedor de esa historia y de sus miles de víctimas.DSCN0035

Invitado especial, el poeta Héctor Celano, argentino y también luchador por la justicia, cerró la presentación con unos versos suyos escritos en 1983 por la causa de los desaparecidos: Hago mío este tiempo-mortero / que tritura el poema. // Treinta mil almas pasan / Intento que me vean / bebiéndome una lágrima / esta tarde de invierno / porque bien para adentro / llevo un pañuelo blanco / y un pan al descubierto. / Años que duelen / ¡duelo! / como ojos bien abiertos…

 

Anuncios

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s