Cuba: recordando la ruta del terror

Tomado de Las Razones de Cuba.

El 1 de julio de 2010 se detuvo a uno de los terroristas asalariados de Posada Carriles, el salvadoreño Francisco Chávez Abarca, El Panzón. Buscado por la INTERPOL, Chávez Abarca intentaba ingresar a Venezuela,  con el propósito de reeditar en ese país un plan macabro que ya había tenido sus “resultados” en Cuba a finales de la década de 1990, cuando una escalada de atentados contra los hoteles de la Isla dejó un muerto, varios heridos y numerosos destrozos en el afán por desestimular el turismo. Era el “golpe maestro” con el que la ultraderecha de Miami pensaba acabar con la Revolución cubana.

Chávez Abarca fue una pieza importante. No solo colocó tres de aquellos artefactos explosivos; también contrató a mercenarios centroamericanos para cumplir similar encomienda. En las vísperas del inicio de la campaña con vistas a las elecciones legislativas del 26 de septiembre en Venezuela, repareció en Caracas,  portador de similares planes criminales y desestabilizadores, que tenían también un mismo mentor: Luis Posada Carriles.

Una vez que este terrorista fuese trasladado a La Habana en virtud de las acusaciones que pesaban sobre él y provocaron su inclusión en la lista de alerta roja de INTERPOL Cuba, no escatimó detalles que confirmaron que en uno u otro lugar los terroristas y los planes son los mismos. Meses antes de su llegada al aeropuerto de Maiquetía, ya había recibido instrucciones de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) y de Posada Carriles para desestabilizar a Venezuela.

Desde 1959 empezó una guerra sucia ilimitada contra Cuba, en la que han sobresalido toda una serie de grupos terroristas auspiciados por la CIA que tenían como misión el derrocamiento violento de la Revolución cubana, fundamentalmente utilizando la opción de la eliminación física de Fidel. A esas pretenciones también se sumó una escalada contra la República Bolivariana de Venezuela y su presidente Hugo Chávez, símbolos de los nuevos aires que recorrían América Latina.

Compartimos con nuestros lectores la primera parte de un reportaje especial que aportó hace seis años nuevas revelaciones sobre las acciones terroristas de Luis Posada Carriles, autor intelectual de la voladura de un avión civil cubano y de la cadena de explosiones en centros turísticos cubanos en 1997.

Anuncios

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s