Gladys Marín: a 12 años de su partida

el

“La vida es un río, no se detiene, cada uno de nosotros es un río, la humanidad entera es un torrente, pero compuesto por miles de afluentes infinitos, constantes, que van regando la vida y fluyen por nuestras venas. La vida es un conocimiento y reconocimiento constante. En cada atajo del camino, en cada paso que damos en esta vida que seguimos haciendo, que sigo haciendo, siempre nos vamos colocando ante la realidad de un pasado que esta presente. La realidad del pasado, ese pasado que si no se lo presenta tal como fue no va a florecer el hoy, ni dará paso a un mañana sano”. Gladys Marín. La vida es hoy (2002).

Hace 12 años, en la madrugada del domingo 6 de marzo del 2005, dejaba de existir físicamente Gladys Marín Millié, presidenta del Partido Comunista de Chile, después de unos 16 meses de lucha por su vida y contra un penoso mal que definitivamente nos ha arrebató a tan querida camarada. Dirigente polifacética e inusual, combativa y carismática defensora de los derechos humanos, la dirigente más reconocida del PC, un símbolo por su lucha durante la dictadura que expresa fielmente su fuerza, convicción y consecuencia.

Gladys Marín Millie, nació el 16 de Julio de 1941 en la Ciudad de Curepto, en la VII Región, cerca de Curicó, en el sur de Chile. Cuando tenía 4 años, la familia emigró al pueblo de Sarmiento y, más tarde a Talagante, lugar donde fue a la escuela primaria. Participó activamente en movimientos juveniles cristianos, llegó a ser presidenta de la Acción Católica de Talagante. A los 11 años llegó a vivir a Santiago. Vivía en una pensión de la calle Recoleta. Estudió en el Liceo 5 de niñas y luego comenzó su formación como profesora en la Escuela Normal # 2.

En Escuela Normal, Gladys, comienza a asistir a las reuniones de la Federación de Estudiante Normalistas. Conoció allí a Rosendo Rojas, dirigente de las Juventudes Comunistas. Un día le propusieron ingresar a las Juventudes Comunistas, asunto que ella aceptó sin vacilar. Recibió su carnet de militante el año 1958.

Después fue elegida Presidenta de la Federación de Estudiantes Normalistas. En 1957 recibió su título de maestra. La destinaron a la Escuela N° 130 para niños con deficiencias mentales que funcionaba en el interior del Hospital Psiquiátrico en la Avenida Santos Dumont.

“En las juventudes Comunistas y también en el Partido, conocí a muchas personas y me identifiqué profundamente con ellas… Me reconocí en la gente sencilla, porque de ahí venía… militar en las organización fue para mi como un respiro. Allí podía ser yo misma, por fin con gente que no tenía que aparentar nada… Me integré a las filas de las juventudes con alegría y entusiasmo”.  Gladys Marín. La vida es hoy (2002).

En 1957 Gladys Marín era miembro del Comité Regional Capital de las Juventudes Comunistas, allí cumple tareas en la Comisión Femenina y estaba ligada a la organización de maestros de la Sexta Comuna. En 1960 es elegida en el Comité Central de las JJ.CC.

En esa época las Juventudes Comunistas buscaban convertirse en un destacamento de masas, que vibrara con las inquietudes de los jóvenes. El Partido Comunista venía saliendo de 10 años de ilegalidad producto de la “Ley de Defensa de la Democracia”, más conocida como “Ley Maldita”, que fuera impuesta por Gabriel González Videla.

En 1963, Gladys Marín, es dirigente del Comando Juvenil de Salvador Allende, impulsando múltiples iniciativas, como la construcción de parques infantiles en muchas ciudades del país, canchas deportivas, lugares para pasear o bailar. Se organizaron las primera brigadas de muralistas, antecedente inmediato de lo que más tarde serian las Brigadas Ramona Parra. En las elecciones de 1964, resulta elegido Eduardo Frei Montalva.

El año 1963 Gladys Marín se casa Jorge Muñoz Poutays, entonces estudiante de ingeniería. De este matrimonio nacen Alvaro y Rodrigo. En este mismo año en la Conferencia Nacional de las Juventudes Comunistas es elegida Secretaria General de dicha organización, sucediendo en el cargo a Mario Zamorano (actualmente detenido desaparecido a partir del llamado caso de la calle Conferencia). En 1965, es elegida, con solo 23 años, diputada por el segundo distrito de Santiago, el que en ese entonces comprendía las comunas de Renca, Conchalí, Recoleta, Independencia, Colina, Til Til, Talagante, Curacaví, Quinta Normal y Barrancas, todas de clara composición proletaria. Posteriormente es reelegida con una alta votación; su mandato de Diputada es abruptamente interrumpido por el Golpe Militar de 1973.

“En la campaña de 1958 conocí a Allende… el acercamiento mayor fue en 1964… Yo era miembro del Comité Central de las juventudes Comunistas y asumí, junto con jóvenes socialistas, la dirección del movimiento juvenil allendista… creamos un gran movimiento nacional allendista de trabajo voluntario… Allende ejerció un liderazgo claro por muchos años. La esencia que hoy sigue plenamente vigente, es el cambio revolucionario, necesario en esta sociedad capitalista. Allende fue una respuesta inmersa en un movimiento social y político… nuestro presidente fue noble, consecuente, leal al pueblo, a los trabajadores, a la mujer modesta, a los jóvenes… Cuando uno visita ciudades, pueblos lejanos del mundo, por todas partes se encuentra calles y plazas con su nombre. Porque Allende, ahora y siempre, seguirá siendo una esperanza”. Gladys Marín. La vida es hoy (2002).

 

 

Anuncios

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s