Trump devela nueva orden migratoria para seis países de mayoría musulmana

Tomado de Bohemia.

Washington, 6 Mar. El presidente estadounidense, Donald Trump, firmó este lunes un nuevo decreto migratorio tras la suspensión judicial de una primera versión que provocó una ola de indignación en el mundo y de numerosas situaciones de incertidumbre.

La nueva orden ejecutiva suspende durante 90 días la entrada de viajeros y refugiados de seis de los siete países originales de mayoría musulmana, con la excepción de Irak.

Con objeto de evitar la confusión de la entrada en vigor de la orden original, la nueva orden aplicará a partir del 16 de marzo a los extranjeros de Irán, Libia, Siria, Sudan, Somalia y Yemen que no hayan obtenido visa válida de ingreso a Estados Unidos antes del 27 de enero.

“Estados Unidos tiene el más generoso sistema de migración, sin embargo ha sido repetidamente explotado por terroristas y otros actores maliciosos que buscan hacernos daños”, explicó el Departamento de Seguridad Interna (DHS).

La orden ejecutiva establece nuevos estándares para evitar la infiltración de terroristas a Estados Unidos y busca corregir los problemas que llevaron a un juez de Seattle y a una corte de apelaciones, a poner en suspenso la implementación de la orden original.

“El DHS cumplirá fielmente las leyes migratorias y las órdenes ejecutivas del presidente y tratará a todos humanamente y con profesionalismo”, afirmó la institución dirigida por el general John Kelly.

A diferencia de la primera orden ejecutiva, la nueva ordenanza excluye a todos los residentes legales permanentes y a todos los extranjeros que hayan obtenido una visa válida de ingreso a Estados Unidos.

En reconocimiento a la cooperación con el gobierno de Irak, los ciudadanos iraquíes serán excluidos de las nuevas disposiciones, aunque deberán cumplir con los requisitos oficiales para ingresar a este país.

Funcionarios hicieron notar que Estados Unidos mantiene abiertas no sólo más de mil investigaciones federales en conexión con apoyo al grupo extremista Estado Islámico (EI), sino otras 300 de refugiados dentro del país por potenciales actividades terroristas.

A diferencia de la orden ejecutiva original, en la cual no se conocieron los criterios de implementación hasta que la ordenanza fue firmada por el presidente Trump, el gobierno federal dio a conocer directrices específicas para normar la actuación de los agentes migratorios.

La orden ejecutiva aplica tanto a ciudadanos como a personas naturalizadas de alguno de los seis países de mayoría musulmana.

La nueva orden ejecutiva no afectará por ejemplo el Programa de Viajero Confiable, toda vez que Estados Unidos no tiene un arreglo de ese tipo con ninguno de los seis países objeto de la nueva orden.

Aquellas personas que ostenten doble nacionalidad, podrán ingresar a Estados Unidos siempre y cuando presenten el pasaporte de un país que no esté sujeto a las restricciones de la orden ejecutiva.

Los estudiantes extranjeros, visitantes por intercambio y sus dependientes con visas F, M y J de los países nombrados en la orden ejecutiva quedan excluidos.

Si la visa de un estudiante extranjero expira después de la entrada en vigor de la nueva orden ejecutiva, la persona deberá solicitar una nueva visa.

El Departamento de Estado no revocará ninguna visa sólo por efecto de la puesta en marcha de la orden ejecutiva.

Aquellos inmigrantes de alguno de los seis países mencionados que hayan llegado a través de Canadá, podrán solicitar visa de ingreso a Estados Unidos desde territorio canadiense.

Expertos coinciden que, a pesar de los cambios, la nueva orden ejecutiva será desafiada en las cortes de Estados Unidos tan pronto afecte a individuos originales, tal como ocurrió con la orden ejecutiva original.

Fechas de la batalla judicial y política en torno a una medida emblemática

A continuación las principales fechas de la batalla judicial y política en torno a una medida emblemática del mandato del presidente republicano.

El 27 de enero Donald Trump firma ante las cámaras de televisión el decreto ‘Protección de la nación contra la entrada de terroristas extranjeros a Estados Unidos’.

Este decreto bloquea la entrada a Estados Unidos de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana durante tres meses (Irán, Irak, Siria, Sudán, Libia, Somalia, Yemen) y de todos los refugiados durante cuatro meses.

La entrada en vigor del decreto, el 27 de enero por la noche, siembra la confusión en los aeropuertos donde se impide embarcar a centenares de pasajeros rumbo a Estados Unidos o son retenidos por los servicios estadounidenses de inmigración.

Manifestaciones de apoyo, sobre todo en el aeropuerto JFK de Nueva York, movilizan a miles de personas.

El 28 de enero varias asociaciones estadounidenses de defensa de los derechos cívicos, entre ellas la poderosa Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), denuncian el decreto ante la justicia y consiguen que una jueza federal de Nueva York impida la expulsión de las personas detenidas en virtud de este decreto.

El 3 de febrero James Robart, un juez federal de Seattle (Estado de Washington) emite una orden temporal que bloquea la aplicación del decreto en todo el territorio estadounidense.

Los ciudadanos de los siete países afectados y los refugiados con visado en regla pueden entrar en Estados Unidos de nuevo.

El 5 de febrero el tribunal de apelaciones federal de San Francisco rechaza la demanda de la administración Trump y rechaza establecer inmediatamente la aplicación del decreto migratorio.

El 7 de febrero el tribunal de apelaciones federal de San Francisco examina el recurso del presidente Trump contra la suspensión de su decreto.

Los abogados de la administración Trump estiman que el texto contra la inmigración es un ‘ejercicio legal de la autoridad del presidente’.

El 9 de febrero el tribunal de apelaciones de San Francisco mantiene la suspensión del decreto de inmigración que debería de ser presentado, según todo pronóstico, ante el Tribunal Supremo.

‘Nos vemos en la Corte. La seguridad de nuestra nación está en juego’, reaccionó inmediatamente Donald Trump en Twitter.

El 6 de marzo Doanld Trump firma una nueva versión de su decreto, que recién entrará en vigor el 16 de marzo.

Esta vez Irak no forma parte de los países objeto de una prohibición temporaria de ingreso a Estados Unidos. Quedan seis: Sudán, Siria, Irán, Libia, Somalia y Yemen. Algunos aspectos de la aplicación precedente del decreto que habían suscitado confusión, como el estatus de los poseedores de la célebre tarjeta verde o los que tienen doble nacionalidad, quedan aclarados en la nueva versión, permitiéndoles la entrada al país.

(Con información de NTX y AFP)

Anuncios

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s