Fidel Castro y la irreversible Revolución cubana

Tomado de Radio Rebelde.

El 22 de marzo de 1954, en una carta que escribe en el Presidio Modelo de Isla de Pinos, Fidel hace alusión nuevamente a su situación en esa instalación:

“Ya tengo luz; estuve cuarenta días sin ella y aprendí a conocer su valor. No lo olvidaré nunca, como no olvidaré la hiriente humillación de las sombras; contra ellas luché logrando arrebatarles casi doscientas horas con una lucecita de aceite pálida y temblorosa, los ojos ardientes, el corazón sangrando de indignación. De todas las barbaridades humanas, la que menos concibo es el absurdo”.

En 1959, el 22 de marzo, frente al Palacio Presidencial se celebra un gran acto de masas en apoyo a la Revolución. Fidel habla a los participantes en la concentración popular. Analiza que la historia, con el paso de los hechos y del tiempo, demostraría lo irreversible del proceso revolucionario cubano.

Expone que contra la Revolución Cubana se concita toda la oligarquía reaccionaria del continente y se difunden campañas de prensa emanadas de los trusts y monopolios de las agencias internacionales de noticias. Fidel explica:

“…así se nos ha tratado de aislar, así se nos ha tratado de quitar simpatías en todo el Continente y así se ha querido sumir en el odio de los demás pueblos del Continente, la Revolución más moral, más honesta y más justiciera que ha conocido América”.


Igualmente Fidel detalla que por primera vez en Cuba un Gobierno se puede dirigir a los campesinos y a los trabajadores como a sus amigos, como a sus compañeros y enfatiza que la Patria que estamos redimiendo, no será el paraíso de los intereses creados, como fue siempre, sino el hogar donde pueden hallar la felicidad los hombres humildes y los pobres de nuestro pueblo.

También este discurso trata acerca de la lucha que debe librarse por erradicar del seno de la sociedad cubana la discriminación racial. Expone es una de las batallas que resulta necesario hacer hincapié cada día más. Y explica:

“No debiera ser necesario dictar una Ley contra un prejuicio absurdo. Lo que hay que dictar es el anatema y la condenación pública contra aquellos hombres llenos de pasados resabios, de pasados prejuicios, que tienen el poco escrúpulo de venir a discriminar a unos cubanos, de venir a maltratar a unos cubanos por cuestiones de piel más clara o más oscura, porque en definitiva todos la tenemos más clara o más oscura, ya que aquí el que no la tiene un poco morena, porque viene de españoles –y a España la colonizaron los moros y los moros venían de África…, la tiene más o menos morena, porque nos viene directamente de África. Pero nadie se puede considerar de raza pura, y mucho menos de raza superior”.

Y el 22 de marzo en el 2008, Fidel elabora la primera y segunda partes de la Reflexión “Bush en el cielo”. Al año siguiente escribe la identificada como “Los hechos me están dando la razón” mientras que en el 2011 elabora la titulada Las verdaderas intenciones de la “Alianza Igualitaria”.

Anuncios

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s