Crónicas del bloqueo: Deporte, el derecho de un Pueblo

Por Laura V. Mor. Fotos: Héctor Planes Mesa, Resumen Latinoamericano Cuba

 La Habana, 6 de abril de 2017.- Ciertas casualidades hicieron que viviese en Cuba en el momento en que mi sobrina Melissa competía por la selección de su país, Uruguay, en la Copa Panamericana de Voleibol Sub-18 que se desarrolló en La Habana durante la semana pasada.

Esa casualidad hizo que, curiosidad mediante, conociera de cerca las políticas públicas cubanas orientadas al deporte y compartiera mucho tiempo con deportistas de diferentes países de la región, en la habanera Ciudad Deportiva, Estadio que hasta ese momento había visto solo al pasar desde la guagua –como le dicen al ómnibus de corta distancia aquí- o cuando tocaron los Stones en aquel histórico concierto gratuito de marzo del año pasado.

Melissa me había anticipado en un tono cantado oriental que el estadio era “impecable”, como dicen los uruguayos a algo que está muy bueno.

DSC_6822

Al entrar un inmenso Che azul y rojo parecía observarnos desde las paredes en lo alto de las tribunas, a metros de un cartel que se hacía inevitable no reparar en él: “Deporte el derecho del pueblo”, una afirmación categórica que pone a pensar a cualquier extranjero acostumbrado a relacionar los derechos populares como algo más ligado a lo social. Claro, Cuba es un país socialista, donde el campo de lo social es considerablemente más amplio que en cualquier lugar del mundo capitalista.

El deporte en Cuba es un derecho, y como tal, se respeta y garantiza desde diversas políticas estatales a pesar de las dificultades (1). Desde temprana edad, la práctica del deporte en sus distintas disciplinas es fomentada en las escuelas primarias y secundarias, y continuada hasta la Universidad, donde es una materia de la currícula formal sin importar la carrera elegida.

La Revolución cubana ha marcado la diferencia en este campo, donde lo importante no es enriquecerse sino representar de la mejor forma posible a los 11 millones de cubanos; un fruto del trabajo y el esfuerzo a beneficio colectivo.

“Venimos decididos a impulsar el deporte a toda costa, llevarlo tan lejos como sea posible…. todos los muchachos van a hacer deportes, es lo que hace falta, aparte de lo beneficioso que es para la juventud, para el pueblo, para las condiciones de salud por lo que llegará el día en que podamos desempeñar un papel importante en la lucha internacional en el campo del deporte” sintetizó el Comandante Fidel Castro en un discurso del 29 de enero de 1959.IMG_20170331_124806

Dando cumplimiento a ello, el Estado cubano destina un 5% del gasto corriente del Presupuesto Público Nacional al desarrollo de la cultura y el deporte, unos 1.748 millones de pesos para el año 2017. Esto permitirá, entre otras cosas, la preparación de 4 millones 591 deportistas y el funcionamiento de 5.134 instalaciones deportivas a lo largo de los distintos municipios del país (2).

Debido a la Orden Ejecutiva Presidencial 3477/62 firmada por el entonces Presidente Kennedy, el bloqueo económico, comercial y financiero recae sobre el pueblo cubano y sus derechos, entre ellos, el deporte.

La Industria Deportiva cubana se ha visto enormemente perjudicada por el bloqueo al limitarse las posibilidades de actualización de tecnología, necesarias para el deporte de alto rendimiento. La fabricación de calzado deportivo para el béisbol y el fútbol, y artículos de boxeo -como guantes y sacos de golpeo- necesarios para el entrenamiento de deportes de combate, debió ser interrumpida ante la imposibilidad de adquirir la materia prima necesaria.

Asimismo, la ejecución del programa de desarrollo para atletas de Alto Rendimiento también se ha visto afectada debido a la imposibilidad de participar en eventos deportivos, convenciones, cursos de superación y foros internacionales que tienen lugar en los Estados Unidos, al no otorgarse las visas correspondientes.

Esta política hace que una entidad como el INDER (Instituto Nacional del Deporte y la Educación Física) no pueda adquirir los implementos deportivos (3) que son de uso obligatorios (4) sin que sea vía un tercer país y con ello aumentar su costo, tanto en fletes como en ganancias agregadas al precio original del producto que se eleva hasta en un treinta por ciento sobre su valor real de mercado, monopolizado por Estados Unidos.

Pero eso no es todo. Muchos técnicos y deportólogos cubanos prestan servicios en el exterior. Al momento de intentar transferir el dinero obtenido por su trabajo en forma de remesa a su país, se encuentran con el impedimento legal que impone el carácter extraterritorial del bloqueo, que va más allá del Río Bravo.

Aún cuando en la teoría Estados Unidos ha autorizado el uso del dólar en el exterior por parte del Estado cubano; en la práctica el impedimento continúa a la orden del día, sin materializarse.

En Guatemala por ejemplo, veintitrés técnicos cubanos han debido dejar de prestar colaboración en el último año debido a no contar con vías bancarias para realizar transferencias a Cuba de las remesas ocasionadas por sus servicios. En Paraguay ocurrió lo mismo con doce técnicos que, aunque la Federación de Ciclismo paraguaya transferiría el dinero a través de un banco utilizado habitualmente -el Commerzbank A. G. Frankfurt Swift Cobadeff-, el país fue notificado que la entidad no continuaría prestando servicios (5), aún a pesar de intentarlo en una moneda diferente al dólar estadounidense.

DSC_6588

La persecución financiera a las transacciones cubanas en el exterior y el alcance de la extraterritorialidad del bloqueo, como vemos, se mantienen intactas a pesar de declaraciones rimbombantes y silencios presidenciales cómplices. Las multas multimillonarias a decenas de entidades bancarias alcanzan como muestra de que el bloqueo no se limita a las relaciones Cuba – Estados Unidos, violando el Derecho Internacional.

Así de cruel y extraterritorial es el bloqueo, como el intento de dominio e injerencia de Estados Unidos en decisiones de otros países diferentes al propio que intenten relacionarse con Cuba. Sin embargo, Cuba continúa garantizando el derecho al deporte tanto dentro como fuera del territorio nacional. En los últimos doce años más de 15 mil profesionales del deporte brindaron sus servicios en 102 países de cuatro continentes. Un claro ejemplo son las misiones en la República Bolivariana de Venezuela, donde lo deportivo constituye una misión social estructurada en tres grandes programas: Barrio Adentro Deportivo (6), Alta Competencia y Formación del Talento Humano, con el objetivo de mejorar la calidad de vida y la promoción de la salud a través de la masificación del deporte y la cultura física.

La Escuela Internacional de Educación Física y Deportes, creada en el año 2001, ha graduado a más de 800 alumnos de 54 naciones del llamado Tercer Mundo (7).

Melissa tenía razón, es impecable, a pesar de aquello que osan llamar “embargo”.

DSC_6522

Notas:

(1) “Todos tienen derecho a la educación, al deporte y a la recreación. El disfrute de este derecho está garantizado por la inclusión de la enseñanza y práctica de la educación física y el deporte en los planes de estudio del sistema nacional de educación; y por la amplitud de la instrucción y los medios puestos a disposición del pueblo, que facilitan la práctica masiva del deporte y la recreación”. Artículo 52 de la Constitución Nacional de Cuba.

(2) Con información de Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba (ONE). Disponible en http://www.one.cu/publicaciones/08informacion/Presupuesto%202017/Ley%20No.%20122%20Presupuesto%202017.pdf

(3) (4) Con información del Informe sobre la Resolución 70/5 de la Asamblea General de las Naciones Unidas “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, junio 2016.

(5) De acuerdo a las reglamentaciones oficiales de las Federaciones Internacionales.

(6) El Programa Barrio Adentro Deportivo se inició en Caracas el 19 de abril del 2003, con 16 Licenciados en Cultura Física. El 31 de Julio del 2004 el Presidente Hugo Chávez Frías puso en marcha en todo el país la Misión Barrio Adentro Deportivo. En cumplimiento del encargo social, la Misión Deportiva Cubana cuenta con 6.200 colaboradores, de ellos, 4.600 en Barrio Adentro Deportivo y 1.600 de Alta Competencia, distribuidos por los 335 municipios del país.

(7) Con información de INDER.

Anuncios

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s