Oscar y Fernando: la comunicación de la dignidad

Texto: Laura V. Mor, foto: Héctor Planes Mesa, Resumen Latinoamericano Cuba.

 La Habana, 17 de mayo de 2017.- Oscar López Rivera está en libertad desde hoy a las 8:00 de la mañana hora de Puerto Rico, luego de cumplir una de las injustas condenas más largas impuestas a un preso político.Oscar es puertorriqueño y veterano de la Guerra de Vietnam, donde fue condecorado por su valor en combate bajo la bandera de Estados Unidos. Al regresar con su familia a Chicago se incorporó a la defensa de los derechos del pueblo puertorriqueño, colonizado por EE.UU desde 1898.

Ya en 1976 se integra plenamente a la lucha por la independencia de Puerto Rico como miembro de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN).

Fue detenido en 1981 por la Oficina Federal de Investigación (FBI) junto a otros militantes de las FALN, y encarcelado bajo la nebulosa acusación de “conspiración sediciosa”, delito por el cual el gobierno de los Estados Unidos impone sentencias máximas de 20 años, sin evidencias en su contra, al ser detenido, Oscar se amparó en el Protocolo I de la Convención de Ginebra, en reclamo de la condición de “prisionero de guerra”. Había sido detenido en situación de conflicto y lucha contra la ocupación colonial, por tanto le correspondía ser juzgado como prisionero de guerra. Obviamente, la justicia estadounidense ignoró aquel pedido legítimo, condenándolo a 55 años de prisión, que luego se convertirían en 70, tras el armado en 1988, de un intento de fuga en su contra en la prisión Leavenworth, en la que tampoco tuvo que ver Oscar.

En 1999, el entonces Presidente Clinton ofreció un indulto a 19 prisioneros boricuas donde se lo incluía, pero aún quedaban otros dos en prisión. Oscar rechazó el indulto en solidaridad con sus compañeros de lucha.

El 17 de enero de este año, el entonces Presidente Barack Obama, tras la intensa presión del pueblo de Puerto Rico y la comunidad internacional –incluyendo a varios congresistas estadounidenses-, conmutó su sentencia y estipuló su fecha de salida: el 17 de mayo.

Oscar fue trasladado el 9 de febrero de este año desde Indiana a Puerto Rico, bajo condiciones estrictas de arresto domiciliario; cumplió su condena esta mañana.

Maduro lo describió como “el Mandela de este tiempo”, haciendo referencia no solo a su largo cautiverio, sino a que el expresidente sudafricano fue detenido por un gobierno que también era ilegítimo.

Fueron 36 años de dignidad y resistencia los de Oscar. Fueron 15 años y medio los de Fernando, quien recuperó su libertad el 28 de febrero de 2014 y actualmente preside del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos. Hoy pudieron fundirse en un eco de esperanza, con la certeza de que en la resistencia está la fuerza y en la lucha la unidad. Ambos compartieron la misma celda por varios años, las mismas privaciones y esperanzas en la libertad. El abrazo añorado se lo darán en la patria que los une, cuando Oscar visite la isla en noviembre de este año.

Oscar es ejemplo de dignidad, resistencia y lucha para su pueblo boricua y los pueblos de nuestra América.

 

 

Anuncios

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s