Cuba: La Revolución, la gran hazaña (Parte II)

Texto: Martha Eugenia López Villeda, tomado de Las Razones de Cuba.

En esos primeros años, el gobierno norteamericano, utilizó la economía como blanco para acciones agresivas con el objetivo de doblegar a la dirección de la Revolución.

De inmediato procedió a incautar los recursos económicos depositados en territorio estadounidense, dejó de vender petróleo, suspendió la compra del azúcar, se negó a refinar, dejó de suministrar materia prima, piezas de repuesto y se llevó a los principales técnicos de las industrias, así como a miles de médicos. Dicho gobierno impuso el férreo e inhumano bloqueo que existe hasta la fecha y que ha sido condenado en la ONU, por el 99 por ciento de los países. Ese más de medio siglo le ha costado a Cuba miles de millones de dólares, limitaciones a su desarrollo y sufrimientos al pueblo.

Se establecieron, desde los primeros años, relaciones con los países del campo socialista de Europa del Este, quienes tendieron la mano y proporcionaron ayuda, sin la cual no hubiese podido sobrevivir la Revolución.

Al proclamarse socialista la Revolución, los trabajadores y sus organizaciones pasaron a tener un nuevo papel, era dejar de ser explotados y pensar, actuar como propietarios de los medios de producción, donde el resultado de su trabajo sería en su beneficio, de su familia y de toda la sociedad. Un cambio cultural extremadamente difícil.

Al decretarse la Ley de Reforma Agraria, el campesinado dejó de ser explotado por los latifundistas, se va a una unidad obrero campesina. La mujer inició su lucha por el camino de la igualdad con amplia participación. La juventud, históricamente  participativa, combativa, va contando con vías para su actividad. Una verdadera Revolución.

En el año 1989 el desarrollo productivo y social alcanzado en el país, con esfuerzo y sacrifico del pueblo era alentador para el presente y el futuro. Pero al derrumbarse el campo socialista de Europa del Este, Cuba enfrentó una situación económica que nuevamente afectaría la vida de toda la población, pero ahora de forma más lacerante, se veía destruir lo construido con gran esfuerzo y amor.

Se había alcanzado un mejor nivel de vida y nivel educacional, y las necesidades eran mayores. Una situación angustiosa, pues representó para el país y el pueblo grandes limitaciones materiales y espirituales, inclusive se provocaron enfermedades en personas y animales. La población soportó valientemente las necesidades y entro en una nueva etapa. Por segunda vez el país reconstruía su economía, ahora con mayor problema al acudir a un mercado hostil y bastante desconocido, aunque con personal más calificado.

Cuba ha logrado salir adelante con grandes dificultades y limitaciones, y continuó la construcción del socialismo. Fidel, el pueblo, así como toda la dirigencia mostró que las ideas socialistas se siguieron enarbolando y no habían sucumbido como deseaban y proclamaban las fuerzas reaccionarias del mundo.

La increíble existencia de la Revolución Cubana y sus logros se pueden apreciar con solo unos datos que muestran la vida de un pueblo: esperanza de vida de 80 años, el servicio de salud lo sufraga el gobierno en todos los casos, la mortalidad infantil que es de 4,2 por cada mil nacidos vivos, es libre de analfabetismo, cien por ciento de los niños de primaria acuden a la escuela sin deserción, la educación es gratuita hasta el nivel universitario, se promueve la formación científica. El turismo se incrementa y se desarrolla su economía.

El gobierno siempre aplica una política solidaria con otros pueblos que estremece. No da lo que le sobra, comparte lo limitado que tiene. Fidel previó, con su visión a largo alcance, la preparación de programas y personal de salud y educación para brindar apoyo. Los cubanos acuden con disposición y entusiasmo a otras poblaciones, regiones, campos y ciudades para aplicar sus conocimientos. Así como para apoyar las luchas de liberación en otros países del mundo, siempre bajo la guía de Fidel.

Esa obra humana ha sido reconocida por mandatarios, pueblos, organizaciones de las Naciones Unidas, intelectuales, científicos y lo más importante, los pueblos han sentido su presencia al recibir los beneficios.

Cuba y su Revolución han fortalecido la unidad de países y pueblos en la región. Se formó el ALBA-TCP, la CELAC, entre otros. La voz de Fidel ha retumbado con temas cruciales para la humanidad en las Naciones Unidas, y otros foros internacionales.

Así dirige Fidel el proceso hasta el 2006, por más de medio siglo, pero su enfermedad lo lleva a tener que dejar sus cargos de Presidente del Partido y de los Consejos de Estado y de Ministros, siendo elegido Raúl Castro para ocuparlos.

La principal y gran hazaña que Fidel dirigió, es la propia Revolución. Otros artículos en este sitio se referirán a las otras hazañas de las que está conformada la Revolución Cubana.

* Nacida en Mèxico y residente en Cuba desde 1959.

Anuncios

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s