Los logros de la revolución de Evo en Bolivia

Evo Morales pronto será el presidente de Bolivia durante 12 años, anunciando el ascenso de los movimientos sociales indígenas al poder gubernamental. Esto puso fin al sistema de apartheid contra los indígenas que existió durante 500 años en Bolivia. Morales ganó en 2005 con el 53.7% de los votos, seguido de reelecciones en 2009 con un 64.2% y 2014 con un 61.3%.

El país ha logrado grandes avances en el desarrollo económico, la soberanía nacional, los derechos de las mujeres y de los pueblos originarios, el respeto por la Madre Tierra, el aumento del nivel de vida, el nivel de educación y la atención médica de las personas.

Su presidencia, que ha traído una era de relativa paz social y crecimiento económico, ha sido la más larga en la historia de Bolivia. Desde 1825, Bolivia ha tenido 83 presidentes con 37, casi la mitad, por medio de un golpe de Estado. Los presidentes anteriores típicamente carecían de legitimidad social, representando un sistema político que excluía la participación de los pueblos indígenas, plagado de desigualdades sociales y económicas, sometido a intereses extranjeros y cómplice del saqueo de los recursos naturales. En 2002, después de años de regímenes neoliberales al servicio de empresas extranjeras, en su mayoría estadounidenses, la proporción de la población rural que vivía en la pobreza extrema había aumentado al 75%.

La elección de “Evo”, líder del movimiento campesino y líder del Movimiento al Socialismo (MAS), comenzó lo que su gobierno describe como el “Proceso de Cambio” que desplazó el poder de la elite tradicional boliviana, la mayoría blanca los propietarios de la industria y la agricultura, y hacia la mayoría, los trabajadores y campesinos en su mayoría indígenas.

Reflexionando sobre la importancia histórica de los cambios en curso en Bolivia, Morales declaró: “Somos la sangre indígena de la Madre Tierra. Hasta ahora, Bolivia ha sido gobernada por unas pocas familias que tienen todo el poder político y económico. Desprecian, humillan, marginan y odian a la mayoría de la población indígena. Después de 525 años de colonización, los pueblos indígenas somos parte de la construcción de un nuevo Estado Plurinacional y tenemos plena participación en las organizaciones y foros políticos internacionales”.

Por qué el desarrollo económico ha tenido tanto éxito durante el proceso de cambio

El gobierno del MAS emprendió un programa antineoliberal, que ha permitido que la economía crezca un promedio del 5% anual desde 2006, en comparación con el 2,8% durante los años 1951-2005. Como resultado, el Producto Interno Bruto se multiplicó por cuatro, pasando de $ 9 mil millones en 2005 a $ 36 mil millones en la actualidad. Bolivia se ha convertido en la economía de más rápido crecimiento en América Latina.

La estrategia económica se centró en recuperar la soberanía nacional sobre los recursos naturales del país y utilizar esta riqueza no para enriquecer a las multinacionales extranjeras, sino para elevar el nivel de vida del pueblo descuidado de Bolivia.

En 2006, Evo Morales afirmó la propiedad pública sobre los recursos de gas y petróleo del país, haciendo que las compañías extranjeras entreguen los recursos de la industria extractiva al estado. El estado ahora controla completamente las ventas, el transporte y la distribución, así como las decisiones clave con respecto a la extracción y refinación de materias primas. El decreto de nacionalización también obligó a las compañías petroleras extranjeras a renegociar los contratos con la nueva administración. Hoy, las corporaciones extranjeras todavía extraen la mayor parte del gas natural de Bolivia, pero lo hacen como contratistas contratados por el estado, en los términos del estado.

Antes de las nacionalizaciones (no solo de gas y petróleo, sino también de telecomunicaciones, agua, electricidad y varias minas), las corporaciones extranjeras se embolsaban alrededor del 85% de las ganancias generadas por la producción de gas natural. Morales aumentó la participación de ganancias del país del gas de aproximadamente 15% antes de su presidencia a entre 80-90%.

En 2005, antes de la nacionalización, los ingresos del gas del gobierno totalizaron $ 0.6 mil millones; en 2015 fue más de cuatro veces más, $ 2.6 mil millones, de hecho, menos de $ 4.5 mil millones en 2014. En 2015, todos los ingresos de gas y petróleo generaron $ 4 mil millones, representando casi la mitad de los ingresos de exportación de Bolivia.
Durante diez años, Bolivia de Evo ha ganado $ 31.5 mil millones de las nacionalizaciones, en comparación con los meros $ 2.5 mil millones obtenidos durante los diez años anteriores de políticas neoliberales. Este ingreso enormemente aumentado, ampliamente utilizado para beneficiar a la gente, ejemplifica claramente la medida en que las personas han sido robadas para servir a intereses corporativos extranjeros.

A fines de 2013, la porción de la economía estatal alcanzaba el 35%, el doble que los gobiernos neoliberales anteriores. El Estado se ha convertido en el principal generador de riqueza, y la inversión pública ascendió a más de $ 5 mil millones en 2016, en comparación con solo $ 629 millones en 2006. Gran parte de estos nuevos ingresos financia el desarrollo impresionante, la infraestructura, proyectos comunitarios, como escuelas, gimnasios, clínicas, caminos y subsidios para la producción agrícola. Se gasta en la salud y educación de las personas, en los controles de precios de los alimentos básicos, en los aumentos salariales y en los beneficios de la seguridad social.

Esta redistribución humana de la riqueza nacional lejos de los intereses corporativos para servir a la mayoría pobre ha permitido a uno de cada cinco bolivianos, dos millones de personas, escapar de una vida de pobreza. Incluso el Banco Mundial ha reconocido al país como el campeón mundial en el crecimiento del ingreso del 40% más pobre de su población.

En los Estados Unidos, el gobierno está tomando el rumbo opuesto, dando la espalda a los pobres. Aquí la pobreza ha crecido durante el mismo período, del 12,3% al 12,7%. [Ii] Casas desocupadas son 18,600,000, suficientes para que cada persona sin hogar tenga 6. El gobierno recortó cupones de alimentos en $ 8,7 mil millones en 2014, cortó 500,000 pobres del programa en 2016, con planes de recortar $ 19.3 mil millones por año durante diez años. Sin embargo, Washington aumenta el presupuesto militar este año en $ 80 mil millones, una cantidad que podría hacer que la universidad pública sea gratuita.

Para Bolivia, industrializar y diversificar la economía, alejarse de la dependencia de las exportaciones de recursos naturales, es una tarea difícil a largo plazo. El país sí creó 485,000 empleos en el sector productivo entre 2006-2010, y desarrolló industrias para procesar recursos naturales. Avanzó significativamente en su producción agrícola, ahora suministra el 95% de los alimentos del país. Sin embargo, las materias primas aún representan el 90% de las exportaciones de Bolivia.

Se están realizando grandes inversiones en la construcción de infraestructura, la exploración de hidrocarburos, la industrialización del gas natural (para fertilizantes y plásticos), más producción de litio y energía eléctrica para la exportación. “Aquí tenemos la presencia de China, con cooperación sin condiciones previas, con crédito sin condiciones”, dijo Evo Morales, contrastando la ayuda china con la ayuda occidental.

Nuevos programas sociales para eliminar la pobreza

En Bolivia, bajo Morales, la pobreza ha disminuido del 60.6% de la población en 2005 al 38.6% en 2016. La pobreza extrema (aquellos que viven con menos de $ 1.25 por día) disminuyó del 38% al 16.8%. El salario mínimo real ha aumentado de 440 bolívares por mes a 2,000 por mes (de $ 57 a $ 287). El desempleo se ubica en menos del 4%, el más bajo en América Latina, frente al 8,5% en 2005.

Estas son algunas de las medidas para combatir la pobreza: La electricidad se ha trasladado al 66% de los hogares rurales en 2015, frente al 25% en 2001. Se han creado más de 127,000 hogares para bolivianos de bajos ingresos que carecen de vivienda. Otras 23,000 casas se construirán en 2018. El programa Juancito Pinto tiene como objetivo aumentar la asistencia escolar y reducir el trabajo infantil. Actualmente llega a 2 millones de niños, que reciben $ 28 anualmente al finalizar su año escolar.

El programa Juana Azurduy combate la mortalidad materna e infantil, así como la malnutrición en niños menores de dos años. Las madres pueden recibir hasta $ 266 del programa. UNICEF ha señalado la eficacia de estos programas sociales. La desnutrición crónica en los niños ha disminuido drásticamente del 27%, cuando el programa comenzó en 2009 al 16% ahora, y la mortalidad infantil se ha reducido a la mitad desde 2008.

Renta de la Dignidad es un pago a los 900,000 bolivianos mayores de 60 años que de otra manera no recibirían una pensión. Las personas discapacitadas y discapacitadas ahora reciben 250 bolivianos ($ 36) mensuales y la colocación garantizada de trabajo en instituciones públicas y privadas. Más de 4,8 millones de bolivianos, en un país de poco más de 10 millones, se benefician hoy de estos programas, programas que no solo combaten la pobreza, sino que mejoran la salud pública y la educación.

Mientras tanto, en los Estados Unidos, el 90% de los hogares son más pobres hoy que en 1987.

Bolivia ha reducido la desigualdad de ingresos en dos tercios, con la participación del ingreso del 10% superior frente al 10% más pobre que ha disminuido de 128 a 1 en 2005 a 37 a 1 en 2016.

Ganancias por los derechos de los pueblos originarios

El país, después de una discusión nacional iniciada por las cinco principales organizaciones campesinas indígenas de Bolivia, adoptó una nueva constitución. El nuevo documento reconoció a Bolivia como un Estado Plurinacional, con igual estatus y autonomía para los Pueblos Originarios, y también recuperó el control sobre los recursos naturales. El nuevo gobierno incluso ha establecido un Ministerio de Descolonización (con una Depatriarchalization Unit) para promover el desarraigo del sistema de apartheid anterior. Para 2011, 90 de los 166 representantes electos de la asamblea nacional vinieron directamente de las filas de los movimientos sociales progresistas.

Ganancias en Educación y Cuidado de la Salud

Bolivia tuvo una tasa de analfabetismo del 13% cuando Evo Morales se convirtió en presidente. Después de una campaña de alfabetización masiva que usó el programa Yo Sí Puedo de Cuba, 850,000 fueron educados y para 2008 Bolivia fue declarada libre de analfabetismo. El país es segundo después de Cuba en América Latina en términos de educación financiera. En la actualidad hay 16,000 establecimientos educativos en el país, 4.500 de ellos fueron construidos desde 2006 con los fondos de la industria nacionalizada del gas.

La esperanza de vida de los bolivianos durante la presidencia de Morales ha aumentado de 64 años a 71 años. Esto es en parte el resultado de los casi 700 miembros de la brigada médica cubana que trabajan en el país. La Operación Milagro de Cuba también ha permitido que 676,000 bolivianos hayan recuperado su visión. Además, alrededor de 5.000 bolivianos obtuvieron sus títulos de medicina en Cuba, regresando a su país para prestar sus servicios. El país cuenta ahora con 47 nuevos hospitales y más de 3.000 centros de salud en construcción.

Distribución de tierras y autosuficiencia alimentaria

Antes de que Evo asumiera la presidencia, el 5% de los propietarios poseía el 70% de la tierra cultivable. Entre 2006 y 2010, más de 35 millones de hectáreas (un tercio de Bolivia) fueron entregadas a las comunidades campesinas originales para ser administradas comunalmente. Esto incluía tierras del gobierno, grandes propiedades y bosques. Otros 21 millones de hectáreas anteriormente ocupadas ilegalmente por grandes terratenientes fueron declaradas tierras públicas, en su mayoría bosques protegidos. La ley de reforma agraria expropió tierras subutilizadas y permitió la incautación de propiedades de terratenientes que empleaban trabajos forzados o peonaje por deudas. En total, aproximadamente 800.000 campesinos de bajos ingresos se han beneficiado. De aquellos que recibieron títulos de su tierra, el 46% han sido mujeres. Por primera vez desde la conquista europea, los pequeños propietarios controlan el 55% de toda la tierra. El gobierno garantiza que estos pequeños productores reciban acceso preferencial a equipos, suministros, préstamos y mercados subvencionados por el estado, factores clave para que el país sea autosuficiente en alimentos.

Intentos de cambio de la interferencia y el régimen de los EE. UU.

Como señala John Perkins en Confessions of a Economic Hitman, cualquier gobierno que persiga políticas económicas antineoliberales o su propia política exterior independiente de los Estados Unidos, como el caso de Ecuador de Rafael Correa y la Bolivia de Morales, se convierte en un objetivo de derrocamiento de los EE. UU.

Evo Morales se ha convertido en uno de los líderes más desfavorecidos de Washington en las Américas. Washington continúa preocupado porque Evo revolucione los movimientos indígenas en la región, y trata de empañar su reputación como líder de un movimiento indígena.

Los documentos de Wikileaks muestran que Estados Unidos intentó socavar las presidencias de Evo Morales y Rafael Correa incluso antes de que fueran elegidos. Justo después de la toma de posesión de Evo, el embajador de Estados Unidos le dejó en claro que el financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial y el FMI dependía de su “buen comportamiento”, es decir, de volver a nacionalizar los recursos petroleros de Bolivia. Cuando Morales rechazó estas “órdenes”, incluida la designación de ministros de gobierno y líderes militares sin solicitar el consentimiento previo de la embajada de los EE. UU., Washington comenzó a financiar grupos de oposición bolivianos que buscaban derrocar al gobierno indígena.

Washington utilizó USAID, NED [National Endowment for Democracy], BID, Banco Mundial y FMI para tomar medidas punitivas, como vetar préstamos multilaterales, posponer conversaciones para aliviar la deuda externa de Bolivia y desalentar préstamos y donaciones internacionales. El Embajador de EE. UU. Greenlee escribió en un cable, en enero de 2006, pocos meses después de la elección de Morales, “EE. UU. la asistencia, la más grande de cualquier donante bilateral por un factor de tres, a menudo se oculta por el uso que hacemos de terceros para dispensar ayuda con fondos estadounidenses”. Señaló que “muchos programas económicos administrados por USAID van en contra de la dirección del Gobierno de Bolivia”.

Los cables de la embajada de EE. UU. Mostraron que Washington buscó crear divisiones en los movimientos sociales e indígenas que conforman la base de apoyo del primer gobierno liderado por indígenas del país. A pesar de reconocer que estas eran “organizaciones tradicionalmente confrontativas” con respecto a los Estados Unidos, Greenlee creía que “trabajar más de cerca con estos representantes del sector social” que expresaron su desacuerdo con Morales “parece ser más beneficioso para EE. UU. intereses del gobierno”.

USAID derramó al menos $ 85 millones en Bolivia. Inicialmente, Estados Unidos esperaba desestabilizar al gobierno entrenando a los separatistas en la zona más rica de Santa Cruz en las tierras bajas orientales. El dinero de USAID fluyó a grupos en estas áreas basadas en la oposición, como parte del “mayor esfuerzo de la USAID para fortalecer a los gobiernos regionales como un contrapeso al gobierno central”.

Pronto estas regiones del este, la Media Luna, estaban en rebelión abierta, exigiendo un referéndum sobre la autonomía. Las protestas resultantes llevaron al asesinato de al menos 20 simpatizantes del MAS que se habían movilizado para aplastar la rebelión. El objetivo de los separatistas era dividir a Bolivia en dos repúblicas separadas: una pobre gobernada por una mayoría indígena y otra mucho más rica administrada por descendientes europeos en las áreas donde viven las transnacionales del gas y los grandes agronegocios.

Los Estados Unidos nunca denunciaron la violencia de la oposición, ni siquiera después de la masacre de los partidarios del MAS. Además, la Embajada de los Estados Unidos sabía con anticipación los planes de la oposición para volar líneas de gas, pero no lo denunció, ni siquiera intentó disuadir a la oposición de hacerlo. [Ix]

Morales pronto expulsaría al embajador de EE. UU. Goldberg por su interferencia. Sin embargo, USAID “canalizó al menos $ 200 millones en el país desde 2009”. USAID finalmente fue expulsado en 2013.

Una vez que el plan separatista de Media Luna colapsó, USAID pasó a cortejar a las comunidades indígenas mediante el uso de ONG ambientalistas. Aymaras – Morales es uno de ellos – y los quechuas, los dos pueblos indígenas más grandes de Bolivia, viven principalmente en las regiones montañosas y centrales. El este alberga a los 34 pueblos indígenas restantes. En 2011 surgieron nuevas protestas antigubernamentales en el este, esta vez alrededor de una carretera TIPNIS planificada.

Protestas contra el gobierno en torno al TIPNIS (Parque Nacional Isiboro Sécure y Territorio Indígena)

El gobierno boliviano planeó construir una carretera, en realidad para ensanchar, pavimentar y conectar dos carreteras con un nuevo conector de 20 a 40 millas, pasando por el TIPNIS. Las ONG financiadas por Occidente, junto con algunos grupos indígenas locales, organizaron una campaña internacional contra el gobierno del MAS, alegando que Evo estaba reprimiendo a los indígenas y destruyendo la naturaleza virgen. Esta campaña fue financiada en parte por USAID y recibió informes comprensivos en NACLA, UpsideDownWorld, Amazon Watch y otros medios alternativos de izquierda liberal, que omitieron o descontaron el papel de los EE. UU. Avaaz  y las ONG aliadas en solidaridad con los grupos de protesta organizaron una petición internacional de protesta. Esta interferencia extranjera sirvió para exacerbar una disputa interna boliviana resoluble.

Fred Fuentes y Cory Morningstar escribieron varias denuncias de esta campaña occidental contra Evo, el encubrimiento de los hechos que rodean la carretera TIPNIS y las protestas, incluida la financiación de USAID. Evo Morales incluso reveló transcripciones de llamadas telefónicas entre la anti-carretera los organizadores de la marcha y los funcionarios de la embajada de los EE. UU., incluidas las llamadas justo antes de la marcha.

El hecho de que los líderes de protesta del TIPNIS apoyaran REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación), que daría fondos a las ONG occidentales y estos grupos indígenas para monitorear los bosques del TIPNIS, tampoco fue mencionado por los medios alternativos liberales izquierdistas. REDD utiliza las naciones pobres para compensar el carbono, de modo que las empresas en los países ricos pueden continuar contaminando.

Muchos activistas de solidaridad occidentales apoyaron acríticamente la marcha contra la autopista.

Muchos de sus artículos sobre el tema fueron minimizados y no mencionaron las conexiones entre los líderes de la protesta y Washington y la derecha de Santa Cruz. Finalmente, el problema se resolvió a través de un proceso de consulta, y 55 de las 69 comunidades indígenas del TIPNIS acordaron el camino.

La manipulación de los Estados Unidos ayudó a Causa la pérdida de Morales en el referéndum constitucional de 2016.

Estados Unidos nuevamente intervino para influir en el referéndum del 21 de febrero de 2016 para cambiar la constitución y permitir que Evo Morales vuelva a postularse para la presidencia. Se llevó a cabo una campaña de desprestigio contra él, que incluía historias falsas de su corrupción, nepotismo y engendrar un hijo con un amante, lo que le llevó a perder el voto. El día se reconoce ahora como el “Día de la mentira”.

En el aniversario de 2017, las movilizaciones en todo el país respaldaron el Proceso de cambio y rechazaron la votación del año anterior. Washington ya está trabajando para bloquear su nueva designación en 2019.

USAID y NED Financiamiento de Fuerzas Opositoras

Según el jefe de gabinete de Bolivia, Juan Ramón Quintana, desde 2006-2015 NED financió alrededor de 40 instituciones en Bolivia, incluidos centros económicos y sociales, fundaciones y organizaciones no gubernamentales, por un total de más de $ 10 millones. Para 2013, las asignaciones combinadas de NED y USAID para Cuba, Venezuela, Ecuador y Bolivia totalizaron más de $ 60 millones, y la mayor parte de estos fondos se destinaron a Cuba y Ecuador.

El problema del “extractivismo” en Bolivia

Linda Farthing señala que en la historia colonial y neocolonial mundial, “la explotación de los considerables recursos naturales de Bolivia tampoco ha tenido paralelo”. Incluía la mina de oro y plata más rica de España, una de las minas de estaño más ricas, dos de las mayores de plata y hierro de hoy minas de mineral, la mitad del litio del mundo y la segunda mayor reserva de gas de Sudamérica. Ella agrega: “No sorprende que la historia y el medio ambiente de Bolivia hayan estado dominados por una extracción implacable”.

Un desafío central que enfrentan los gobiernos latinoamericanos es superar esta dependencia de las exportaciones de materias primas a un mercado mundial controlado por las potencias occidentales. Este problema, que algunos presentan como “extractivismo”, se ha convertido en uno de los principales puntos de la crítica de las ONG de izquierda liberal y ambiental sobre los cambios positivos tanto en Bolivia de Evo como en Ecuador de Correa.

El “extractivismo” es un término deliberadamente políticamente neutro y ahistórico que oculta la brutal historia que creó el presente sistema del Primer Mundo-Tercer Mundo. El “extractivismo” pasa por alto lo que han sido 500 años de asesinatos masivos de pueblos originarios, su esclavitud y semi esclavitud con el propósito de saquear su oro, plata y otros recursos naturales.

El Tercer Mundo sigue dependiendo de las exportaciones de materias primas, con sus economías fragmentadas en industrias extractivas especializadas orientadas hacia un mercado mundial controlado por el Primer Mundo, junto con industrias domésticas atrasadas de baja tecnología y un sector informal inflado.

Bolivia no puede competir en la producción industrial con países con instituciones más modernas, ciudadanos con un nivel educativo más alto, infraestructura desarrollada y con acceso al mar. Liberarse de ser un proveedor de materias primas de bajo costo, ya sea mineral o agrícola, será un proceso largo.

Como señala Fred Fuentes, la cuestión del “extractivismo” se centra en cómo un país del Tercer Mundo como Bolivia puede superar siglos de colonialismo y neocolonialismo para proporcionar servicios básicos a su gente mientras trata de respetar el medioambiente. Los principales culpables no son bolivianos, sino los gobiernos occidentales y sus corporaciones. Los defensores de los indígenas y Bolivia deben exigir que Occidente pague su deuda ecológica y transferir la tecnología necesaria para el desarrollo sostenible a países como Bolivia. “Hasta que esto ocurra, los activistas en las naciones ricas no tienen derecho a decirles a los bolivianos lo que pueden y no pueden hacer para satisfacer las necesidades básicas de su gente. De lo contrario, decirle a los bolivianos que no tienen derecho a una carretera o extraer gas para financiar programas sociales (como lo exigieron algunas ONG) significa decirle a los bolivianos que no tienen derecho a desarrollar su economía ni a luchar contra la pobreza”.

Logros Ambientales

El vicepresidente boliviano, Álvaro Linera, señala que Bolivia contribuye con el 0,1% de los gases de efecto invernadero del mundo, pero sus árboles limpian el 2% del dióxido de carbono del mundo y lo reabastecen como oxígeno. Ataca a las “ONG ambientalistas coloniales y elitistas” occidentales por imponer sus demandas ambientales al Tercer Mundo, diciendo que están ciegas al derecho al desarrollo del Tercer Mundo.

Fuentes llamó a los llamados defensores occidentales del medio ambiente de Bolivia que atacan a Evo Morales por el extractivismo, por no dedicar un solo artículo sobre cómo el gobierno ha reducido drásticamente la deforestación en un 64% entre 2010-2013. Preguntó, “¿por qué los medios de comunicación, aparentemente tan preocupados por el medio ambiente de Bolivia, no investigaron cuál podría ser la reducción más abrupta de las emisiones de gases de efecto invernadero per cápita de cualquier país del mundo?”

Tampoco mencionan que en América del Sur, Bolivia tiene la mayor cantidad de árboles por habitante. Perú tiene 1,500, Brasil 1,400, Argentina 1,200, Colombia 1000, Ecuador, 600, Paraguay 2, 500. Bolivia tiene 5,400. Y este año plantarán otros 5 millones.

La tergiversación del historial ambiental del gobierno de Morales a menudo tiene como objetivo deslegitimar la posición de Morales no solo como portavoz principal de los indígenas, sino también en la lucha mundial contra el cambio climático. Evo ha rechazado los esquemas REDD de compensación de carbono que muchas ONG ambientalistas occidentales apoyaron y claramente culpa al calentamiento global de las operaciones capitalistas del Primer Mundo. “Estoy convencido de que el capitalismo es el peor enemigo de la humanidad y del medio ambiente, enemigo de todo el planeta”. Ha exigido a los países ricos occidentales que paguen su deuda climática mediante la transferencia de tecnología y fondos al Tercer Mundo.

Bolivia como centro de movimientos sociales antiimperialistas

El gobierno boliviano ha buscado construir alianzas políticas con otros gobiernos y movimientos sociales para ayudar a fortalecer las fuerzas globales para un cambio fundamental. Críticos de la izquierda liberal de Evo Morales, que lo atacan en torno al TIPNIS, “extractivismo”, incluso por ser un neoliberal, tan a menudo dispuesto a ofrecer una lista de medidas para cómo se debe construir el socialismo boliviano, tan a menudo dispuesto a retratar a Evo Morales como retroceder después de que asumió el cargo, tiende a hacer las paces con sus medidas, conferencias y declaraciones antiimperialistas.

Evo Morales se ha convertido en un líder mundial abierto en contra de la hegemonía de Estados Unidos y ha presionado para que Bolivia sea un centro de movimientos sociales antiimperialistas. Bolivia organizó una serie de conferencias internacionales: Cumbre de los Pueblos sobre el Cambio Climático (2010), Cumbre Antiimperialista y Anticolonial de los Pueblos de América Latina y el Mundo (2013), Conferencia Sindical Antiimperialista Internacional (2014), la Cumbre del G77 de 133 naciones del Tercer Mundo (2014), el promotor clave de la Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre los Pueblos Indígenas (2014), Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y la Defensa de la Vida (2015), Conferencia Mundial de los Pueblos por un mundo sin Fronteras hacia la ciudadanía universal (2017).

Ha pedido a los países ricos que paguen la reparación del clima a los más pobres que sufren los efectos del cambio climático. Advirtiendo sobre la llegada de un “holocausto climático” que destruirá partes de África y muchas naciones insulares, hizo un llamado para que un tribunal internacional de justicia climática procese a los países por crímenes climáticos.

En 2016 inauguró una “Escuela de Comando Antiimperialista” militar, diciendo “Queremos construir un pensamiento anticolonialista y anticapitalista con esta escuela que vincula a las fuerzas armadas con los movimientos sociales y contrarresta la influencia de la Escuela de las Américas que siempre vio a los indígenas como enemigos internos”.

Además de expulsar al embajador de Estados Unidos y a la USAID por su papel en la trama golpista, la DEA fue expulsada en 2009 por sus acciones contra las organizaciones sociales y por interferir con la lucha real contra el narcotráfico.

El programa contra la cocaína de Evo Morales ha resultado en que la tierra utilizada para la producción de coca se reduzca en una quinta parte desde 2005.  La OEA considera que Bolivia.

El programa contra la cocaína de Evo Morales ha permitido que la tierra utilizada para la producción de coca se reduzca en una quinta parte desde 2005.  La OEA considera que el programa boliviano es “una mejor práctica … [digno de] repetición”; también es alabado por la Oficina de Control de Drogas de la ONU. La base militar de la DEA se transformó en el aeropuerto de Cochabamba y cambió su nombre a Soberanía.

“Me complace haber expulsado al embajador de Estados Unidos, la Administración Antidrogas (DEA) y haber cerrado la base militar de los EE. UU. En Bolivia. Ahora, sin un embajador de Estados Unidos, hay menos conspiración y más estabilidad política y estabilidad social”. Y en referencia al FMI y al Banco Mundial, que sirvieron para obligar a Bolivia a desviar fondos de los programas de bienestar social, agregó: “Sin el Fondo Monetario Internacional, estamos mejor económicamente”.

Hablando del presupuesto militar de 700,000 millones de dólares de los Estados Unidos, Morales dijo: “Si ese dinero se usara para cooperación o para combatir la pobreza, podríamos resolver tantos [de los problemas sociales y ambientales] del mundo”. En cambio, “EE. UU. Crea y perpetúa los conflictos internacionales con fines de lucro … .El sistema capitalista que [representa] no es una política que encarna al pueblo de los Estados Unidos sino una política de las corporaciones transnacionales, especialmente aquellas que comercializan armas e impulsan una carrera de armamentos … usan cualquier pretexto contra los países antiimperialistas para someterlos y dominarlos políticamente y robarles económicamente. Están buscando nuestros recursos naturales”.

Retos frente al proceso de cambio

Evo ha dicho que “la retirada de la izquierda en América Latina se debe a la incapacidad de los gobiernos progresistas para enfrentar una guerra mediática y la falta de formación política de los jóvenes”. El vicepresidente Álvaro García Linera también señaló que los gobiernos progresistas no han promovido una especie de revolución cultural junto con la revolución política; los programas sociales han sacado exitosamente a muchos de la pobreza, creando una nueva clase media con nuevas actitudes consumistas, sin promover un nuevo sistema de valores correspondiente; los gobiernos progresistas deben hacer más para enfrentar la arraigada corrupción de los años neoliberales; la cuestión de la continuidad del liderazgo sigue siendo un desafío; y la integración económica de América Latina sigue siendo una debilidad a pesar de los considerables avances en la integración política regional.

Tres factores pueden hacer que el Proceso de Cambio de Bolivia se estanque y se revierta parcialmente. No ha ido más allá de las políticas antineoliberales, que han traído grandes beneficios para la gente, en una dirección más anticapitalista. Si bien el gobierno del MAS ha democratizado el estado tradicional boliviano, ha modificado este estado burgués pero no lo ha reemplazado por uno nuevo que sería una herramienta superior para que los indígenas campesinos y los trabajadores avancen en su lucha. No ha creado una organización de activistas comprometidos a liderar esta lucha con la gente.

Ahora en 12 años del Proceso de cambio, Bolivia es un nuevo país bajo el liderazgo de Evo Morales y García Linera. Cada año que pasa es una transformación social, política y económica más, de la apertura de la toma de decisiones nacionales a las comunidades indígenas, los movimientos sociales campesinos y trabajadores. No solo las caras de quienes gobiernan han cambiado radicalmente, sino también el país. De uno de los países más pobres de América Latina, se ha convertido en el líder del crecimiento económico sostenido. Desde un país fundado en la exclusión social hasta el apartheid, se ha convertido en un país de inclusión para todos, donde más de la mitad del Congreso está integrado por mujeres, donde se elimina el analfabetismo, donde las personas tienen atención médica gratuita y educación, y tienen obtuvieron un control mucho mayor sobre la riqueza de sus recursos naturales.

Texto: Stansfield Smith / Consejo de Asuntos Hemisféricos

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.