Elecciones en Cuba: El derecho inalienable a elegir y opinar

Texto: Laura V. Mor, Resumen Latinoamericano Cuba. Fotos: Yaimi Ravelo Rojas.

La Habana, 11 de marzo de 2018.- Desde temprano en la mañana las calles de los barrios de la isla se sentían ajetreados. Es el día de las elecciones generales en Cuba.

A las 7:00 AM abrieron los 24.470 Colegios Electorales de todo el país, donde más de 8 millones de cubanos y cubanas ejercerían su derecho constitucional al voto. “¿Ya votaste?” se escuchaba de barrio en barrio, de vecino en vecino, con ese orgullo patriótico de saberse poder soberano.

En 12.515 circunscripciones de 92 distritos repartidos en 29 municipios se elegirán “entre los mejores” a 605 diputados a la Asamblea Nacional (Parlamento cubano) y 1.265 delegados a las Asambleas Provinciales del Poder Popular.

38.406 jóvenes ejercieron por primera vez ese “derecho a elegir y opinar”, que nos decía Osiris Martínez, Presidenta del Colegio Electoral #2 de la Circunscripción 5 en el Reparto Kholy, eligiendo sus representantes para los próximos cinco años.

A diferencia de las “listas sábanas” de otros sistemas electorales, en Cuba –como nos comentaba Yareli Cerulia, Presidenta del Colegio Electoral del Centro EMIDICT en el municipio habanero Playa- el voto no es por partidos políticos que compitan entre sí en campañas millonarias, sino que es por candidatos conocidos por los vecinos, emanados por las bases; pudiendo el elector votar por todos (el llamado “voto unido”) o por algunos de los candidatos nominados.

En esta elección 328 son candidatos por primera vez y la mayoría, un 53.22% son mujeres, de resultar electas –habiendo recibido más del 50% de los votos válidos emitidos-convertirían al país en el segundo con mayor participación femenina en cargos electivos en el mundo, por arriba de países como Suiza.

La participación de la juventud cubana se pudo apreciar no sólo en las urnas, sino en las candidaturas, si bien el promedio de edad es de 49 años, el 13,2% se ubica entre los 18 y 35 años. Esto se enmarca no sólo en la voluntad de participar efectivamente sino en el relevo generacional que este año, como ya anunció Raúl, tendrá lugar.

“Hemos recogido el esfuerzo que han realizado todas las generaciones anteriores”, decía Fidel, y siguiendo el ejemplo una gran cantidad de jóvenes concurrieron a votar, aún cuando el voto no es obligatorio.

Sobre la no obligatoriedad del voto nos hablaba Osiris cuando nos explicaba lo que ocurre cuando un ciudadano quiere votar pero tiene impedimentos para acercarse al centro de votación. En esos casos, si el ciudadano lo requiere (ya que no existe sanción alguna por no ejercer el derecho al voto), una autoridad de la Mesa y un pionero concurren al domicilio con la urna electoral.

Alina Tejada, Secretaria del Colegio Electoral ubicado en 1° y 16 en el municipio Playa, marcaba las diferencias entre el sistema electoral en el capitalismo y el sistema del socialismo cubano, donde la elección transcurre con total tranquilidad y normalidad, sin necesidad de intervención de fuerzas de seguridad ni de vedas electorales; evidenciando una verdadera fiesta cívica en pos de la soberanía y la independencia.

Georgina Pérez Castro -que si bien en esta ocasión no fue autoridad electoral asistía en lo que se necesitase a los miembros de la mesa del Colegio Electoral ubicado en la Oficina de la Cruz Roja en Miramar- nos explicaba el honor y a la vez, la enorme responsabilidad que implica ser electo diputado o delegado en Cuba. “En sus horas libres debe cumplir con el pueblo”, afirmó en relación a la diferencia con otros países donde quienes obtienen un escaño, también obtienen un suntuoso salario mensual. En Cuba esta es una tarea ad-honorem, tal como lo estipula el Artículo 82 de la Constitución Nacional. “¿Dónde trabajan los diputados o delegados? En su centro de trabajo”, respondió con ese orgullo contundente que da el servir a la Patria sin esperar algún privilegio a cambio.

Al ser consultados sobre las perspectivas y motivaciones de esta elección en particular, teniendo en cuenta que el próximo 19 de abril –tal como lo ha anunciado- Raúl termina su mandato y no será vuelto a postular por el Consejo de Estado, la respuesta fue unánime: continuidad es la palabra.

Osiris, nos contaba emocionada de una señora de la tercera edad a la que asistieron en su domicilio y que cuando depositó ambas boletas en las urnas dijo “por Fidel”, pues “muchas personas vienen a votar porque se sienten comprometidas con el legado del Comandante”.

Según comentaban a Resumen Latinoamericano autoridades de distintos Colegios Electorales el nivel de asistencia se ha mantenido en relación a años anteriores: un 89,02% (7.610.183 electores) faltando una hora para el cierre de la jornada, según datos oficiales emanados de la Comisión Electoral.

Voto-Cuba021.jpg
En Cuba las urnas a diferencia de otros países, no son custodiadas por fuerzas de seguridad, sino por los niños cubanos

Este alto porcentaje de participación ciudadana, sin la obligatoriedad del voto, constituye sin dudas, un respaldo al sistema político y al carácter democrático y participativo del sistema electoral cubano.

 

 

Vea también 

Elecciones en Cuba: la segunda etapa de la democracia popular

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.